DESDE MI VENTANA

¡¡BIENVENIDOS!!

SI HABÉIS LLEGADO HASTA AQUÍ, DEJAD
CONSTANCIA DE ELLO CON UN PEQUEÑO COMENTARIO. ESTOY DISPUESTA A LEER VUESTRAS CRÍTICAS
... Y A RECTIFICAR O NO... ¡YA VEREMOS!

DE TODOS MODOS:¡¡GRACIAS POR VENIR!!
SUPERVIVIENTE






contador visitas blog

martes, octubre 19

TRASTORNO BIPOLAR

Tengo una amiga andaluza que padece este trastorno de la personalidad. Cuando he leído este artículo, inevitablemente, pensé en ella.Lo transcribo por si además de a ella, puede resultar útil a otras personas que padezcan o tengan un familiar o amigo con esta enfermedad. Me pareció muy interesante y bastante descriptivo. 
Carmen. 
El trastorno bipolar, una enfermedad que prefiere permanecer oculta PUEDEN TRANSCURRIR DIEZ AÑOS HASTA QUE SE REALICE UN DIAGNÓSTICO CERTERO Se estima que en España asciende a 880.000 el número de personas que padecen trastorno bipolar y, como ocurre con tantas otras enfermedades, la mitad de ellas no lo saben, entre otras razones porque los síntomas de alarma suelen ser difíciles de detectar y a veces se ocultan tras una depresión. Esta es la causa por la cual el 50 por ciento de estos pacientes no acude al médico durante los cinco años siguientes a que aparezcan los primeros síntomas y, una vez que lo hacen, puede tardar hasta 10 años en diagnosticarse correctamente. Asimismo, cuanto más temprano ataca la enfermedad, más probabilidades tiene de ser severa, excesivamente psicótica y de recibir un diagnóstico incorrecto de esquizofrenia. Históricamente conocido como psicosis maniaco-depresiva, el trastorno bipolar cursa con la alternancia a lo largo de la vida de fases de depresión, periodos de manía y episodios de completa normalidad que pueden durar incluso años. Esta alternancia no tiene que ser sucesiva sino que pueden producirse varios episodios depresivos o maniacos seguidos. Los cambios de humor o ánimo son mucho más graves que los que experimentan, de manera habitual, las personas sanas. En las fases de manía los pacientes se muestran excesivamente exultantes y pletóricos y, en las de depresión, sufren de tristeza e inhibición propios de los trastornos depresivos. Si no están correctamente tratados, es en esta fase en la que se producen el mayor número de suicidios, causa de muerte más frecuente en estos pacientes y que puede llegar a afectar hasta al 15% de ellos. Estos enfermos no suelen darse cuenta de que están enfermos, aseguran sentirse mejor que nunca, no aceptan el tratamiento y no entienden por qué los demás tienen otra opinión sobre su conducta, lo que les coloca en situaciones sociales y familiares difíciles. En casos severos puede haber síntomas psicóticos (alucinaciones y delirios). A pesar de que el cumplimiento terapéutico es fundamental para que el paciente tenga controlada su enfermedad y pueda llevar una vida dentro de lo normal, el 40% de los aquejados de trastorno bipolar no toma correctamente la medicación prescrita, por lo que recaen y empeoran su enfermedad. Mayor predisposición a enfermar Por otra parte, según demuestra el primer estudio español que evalúa el estado de salud de cien pacientes afectados por esta patología, liderado por el doctor Julio Bobes, del departamento de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo, el estado físico de los pacientes con trastorno bipolar se ve afectado por su enfermedad, hasta el punto de que tienen un riesgo notablemente superior que el de la población general de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, hipertensión o síndrome metabólico. Varios tipos El trastorno bipolar no es uniforme y existen varios tipos. La forma clásica, trastorno bipolar tipo I, alterna periodos de fuerte manía con los de depresión. En estos pacientes, las fases de manía y las de depresión son muy acusadas. Durante la manía suelen requerir hospitalización y, en casos graves, pueden llegar a una psicosis (manía psicótica). El tipo II se caracteriza por episodios de manía menos acusados (hipomanía) que los del tipo I. Habitualmente no requieren ingreso hospitalario e incluso en muchas ocasiones pasan desapercibidas. Actualmente, en España, un 1% de la población padece trastorno bipolar tipo I, porcentaje que asciende hasta el 3% en el caso de los afectados del tipo II. Aunque habitualmente aparece durante la edad adulta, puede debutar en la niñez o en la adolescencia, etapas en las que el diagnóstico es más complicado. La edad más probable para el comienzo de la enfermedad está comprendida entre los 15 y los 19 años, si bien también es posible encontrar casos durante la niñez temprana o incluso más tarde, en torno a los 40 ó 50 años. La detección precoz y la concienciación social sobre la enfermedad, así como el conocimiento de los síntomas, es muy importante porque si el ataque de manía se detecta en una etapa temprana, es posible "atajar" un episodio fuerte. Además la enfermedad se puede controlar de por vida con la medicación adecuada. Origen complejo El trastorno bipolar es una enfermedad de naturaleza biológica compleja de origen familiar, donde otros factores fisiológicos o ambientales contribuyen a desencadenarla: estrés ambiental, falta de sueño, fármacos, drogas, etc. Se considera que el trastorno bipolar es hereditario, como lo demuestran numerosos estudios en este campo: el riesgo de padecer la enfermedad entre los familiares de primer grado de pacientes con trastorno bipolar tipo I es 7 veces superior que en el resto de las personas. Sin embargo, la concordancia no es del 100% como debería suponerse si solo las causas genéticas interviniesen en la aparición del trastorno, lo que sugiere que otros factores, como los ambientales, podrían interactuar con el riesgo genético. Aunque el tratamiento farmacológico es indispensable en la práctica totalidad de los casos, no es suficiente. El paciente y su entorno (familiares, pareja, amigos, etc.) necesitan estrategias para "saber vivir" con la enfermedad y enfrentarse a ella. Por ello, una de las iniciativas de los especialistas reunidos recientemente en Madrid bajo la organización de la Fundación Mundo Bipolar, ha sido poner en marcha el Grupo de Psicoeducación, cuyo objetivo fundamental es el desarrollo de proyectos de divulgación sobre la patología (folletos informativos, guías para pacientes y familiares) que ayuden al paciente a comprender mejor el trastorno que padece. 
Más información: www.psiquiatria.com PRINCIPALES SÍNTOMAS DE LA FASE MANIACA:
» Sentirse extraordinariamente "eufórico" o irritable. » Necesitar dormir mucho menos de lo habitual y aun así continuar con energía. » Pensar con gran rapidez y desordenadamente. » Hablar rápida y descontroladamente. » Gran desconcentración. Le cuesta mantener la atención en un solo tema. » Posee un sentimiento de "grandiosidad". Se cree capaz de grandes empresas en todo orden de cosas, llegando a ser temerario. » Puede gastar dinero en exceso o tender a la promiscuidad sexual. » En casos extremos puede llegar a sufrir delirios o alucinaciones. DE LA FASE DEPRESIVA: » Pérdida de interés por las cosas que normalmente eran placenteras. » Problemas de sueño, por exceso o por defecto. » Alteraciones en la alimentación: pérdida de apetito o comer demasiado. » Problemas para concentrase o para tomar decisiones. » Pérdida de energía, cansancio injustificado. FUENTE: Fundación Mundo Bipolar.

1 comentario:

rositapersig45 dijo...

hola carmen, que suerte encontrarte, esta muy lindo tu blog, y gracias por invitarme, yo estoy en eso poniendo cositas, en mi blog